Introducción

De OSGOES
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Ésta es una "wikificación" de la ponencia El impulso del Software Libre al Gobierno de El Salvador, Abril 2011, por Carlos Juan Martín Pérez.

Puede descargarse aquí en formato PDF Archivo:Impulso SL al GOES.pdf y ODT Archivo:Impulso SL al GOES.odt. Por favor respete los términos de licencia de este trabajo (CC-BY-SA).

Resumen Ejecutivo

En el presente estudio se analiza el uso del Software Libre en las entidades gubernamentales de nuestro país, aunque es por supuesto aplicable a cualquier organización, exponiendo ventajas e inconvenientes de tal decisión y los resultados obtenidos en algunas instituciones y entidades públicas de otros países.


Este análisis cobra especial relevancia en el contexto político actual, existiendo una iniciativa presidencial al respecto, encabezada en principio por la Dirección de Innovación Tecnológica e Informática del Gobierno de El Salvador (ITIGES) y continuada por la Comunidad Gubernamental en pro del Software Libre (OSGOES), Comunidad que ha elaborado sendos anteproyectos de un Decreto Ejecutivo y una Ley que apoyen el uso de este paradigma en las instituciones estatales.


A modo de síntesis, se hace una breve reseña de los tipos de licencias libres existentes así como de las necesidades informáticas en general de las entidades públicas, destacando la factibilidad en cuanto al uso general de un equipo de escritorio con herramientas ofimáticas así como la dificultad en cuanto al software a medida basado en arquitecturas cliente-servidor privativas.


Finalmente, en base a los ejemplos mencionados y a pesar del estado actual de escasa difusión y conocimiento de esta alternativa tecnológica, consideramos que el uso de Software Libre por el ente público es muy favorable, tanto en la obtención de una conveniente soberanía tecnológica, en lo relativo a una mejor inversión de los fondos públicos así como para el desarrollo del entramado empresarial local de las TICs. Además se fomentaría en la población en general del uso de software legal, generalmente gratuito y compatible con estándares abiertos, reduciéndose así la brecha digital y la piratería.

Introducción

En los últimos meses se ha estado analizando con gran determinación por parte de varias entidades gubernamentales la sostenibilidad de la inversión tecnológica realizada por el ente público, duda que surge ante la comparación de los costos provenientes de la inversión en la adquisición de licencias, conocimiento y soporte de software de uso, acceso, modificación y/o distribución restringidas (software privativo) con los costos necesarios para la obtención e implementación de aplicaciones equivalentes sin las mencionadas restricciones (software libre), análisis que debería ser considerado en nuestra opinión en toda adquisición y uso de equipamiento informático por en el ámbito gubernamental.


Si bien el concepto de libertad aplicado al mundo del software tiene muchas implicaciones más allá de la eventual gratuidad, la realidad muestra que prácticamente todo el software protegido por las licencias “libres”[1] más comunes puede obtenerse sin costo alguno y la institución/empresa puede hacer uso y adaptación del mismo sin restricciones durante el tiempo que sea oportuno. Esto produce a priori un ahorro directo e inmediato que también se prolongaría en el tiempo, sin embargo, existen algunas características del contexto actual que matizan tal ventaja económica, y es propósito del presente trabajo resumir pros y contras del uso de este paradigma tecnológico en el contexto gubernamental, así como relatar experiencias llevadas a cabo tanto en otros lugares como en instituciones locales.


Todo este análisis se produce en un ambiente paradójico, en el que las empresas productoras y/o distribuidoras de software privativo fomentan con gran empeño la lucha contra la piratería en aras del cumplimiento estricto de la legalidad vigente[2], pero por otro lado ejercen una presión injusta (que desafortunadamente aún no tiene restricción legal) mediante la distorsión publicitaria de las posibilidades reales del software libre y, sobre todo, mediante la preinstalación de sus productos en los equipos presentados a las licitaciones gubernamentales, sumando obviamente el costo de licencias de dicho software privativo al de las computadoras ofertadas (fundamentalmente computadoras de escritorio y portátiles), incluso aunque se indique expresamente en los términos de referencia en la adquisición de algunos de los equipos antes mencionados.


El anteproyecto de “Ley de utilización y desarrollo de programas de computación libre o de código abierto y formatos de archivo abiertos, libres y estándares” que está siendo propuesto a la Asamblea Legislativa de nuestro país versa precisamente sobre este tema, abriendo expectativas en los sectores que abogan por el uso obligatorio de una opción libre por defecto si existe y la inversión de los montos dedicados a licencias en desarrollo de proyectos endógenos. Desafortunadamente, esta coerción, que es oportuna bajo muchos puntos de vista, despierta algunos escepticismos en los tomadores de decisiones gubernamentales y por supuesto un total rechazo en las empresas transnacionales productoras de software privativo y sus distribuidores locales, quienes durante largo tiempo han realizado opíparos negocios con el sector público. Es de esperar que estas empresas aprovechen sus vínculos y su posición predominante, por lo que se espera que en la discusión sobre la mencionada Ley se genere una reacción de sentido opuesto al planteamiento de la Ley y, como es habitual en estos casos, un inmovilismo de facto en esta temática.


Sin embargo, más allá de la confrontación, existe un amplio sector que, incluso estando directamente involucrado, observa esta pugna de intereses con total despreocupación, prefiriendo acaso que “la mano invisible”[3] proporcione una igualdad de oportunidades a ambas propuestas, igualdad muchas veces mal equiparada a la “Neutralidad Tecnológica”, concepto que carece de una definición formal y que es, por tanto, utilizado arbitrariamente según las preferencias y contexto de quien lo enuncia. Creemos en cualquier caso imprescindible la mención literal de la siguiente descripción[4]:


“Hace tiempo que el término neutralidad se emplea en una doble vertiente: neutralidad vertical, también denominada neutralidad formal, que garantiza la igualdad de concurrencia ante una necesidad que la Administración precisa solventar por medio de una adquisición a un tercero. Y neutralidad horizontal, sin la cual la anterior es imposible: cuando por una circunstancia histórica hay un desequilibrio respecto de la presencia en la propia estructura administrativa examinada de un componente que la hace cautiva, la propia Administración sabe que no es ya neutral por lo que debe favorecer activamente en sus adquisiciones las alternativas disponibles, evitando la consolidación de un monopolio de hecho.”


Por todo lo anteriormente comentado, en el presente y sin ánimo de ser una investigación surgida apenas de la coyuntura política, es necesario un análisis sobre la realidad de la expansión del Software Libre que esperamos clarifique el por qué, cómo y en qué casos el software libre es la mejor opción para el desarrollo de las TIC en las instituciones gubernamentales.

Ventajas del uso de Software Libre

Motor del tejido industrial local

Existe poca industria de desarrollo software estándar en nuestro país (por no decir que es prácticamente nula), y casi todas las aplicaciones de consumo masivo se desarrollan en otros países. Es así que nuestra industria del sector TIC suele basar su modelo de negocios en la distribución y soporte (a veces también la formación) de productos realizados fuera de nuestras fronteras, lo que ubica el análisis y desarrollo de los productos de software, que es realmente la parte de la industria que requiere de personal más cualificado y por tanto el mayor valor y conocimiento en otros países diferentes al nuestro.


En el ámbito de la Administración Pública, una parte importante de la inversión en software se realiza en licencias de sistemas operativos, aplicaciones de servicio y paquetes de ofimática, que son producidos totalmente en el extranjero y que sólo tienen repercusión económica en nuestro país en los márgenes de beneficio ligados a la distribución y soporte: el grueso de lo percibido por licencias y mantenimiento es enajenado hacia la metrópoli de dichas empresas, habitualmente los Estados Unidos. Esto se confirma cuando ciertos grupos de presión[5] recomiendan a la representación comercial estadounidense, USTR, revisar sus estrategias comerciales con los países que ya tienen o bien están impulsando legislación relativa al fomento del Software Libre / Código Abierto en el ámbito estatal.


La adaptación del software es otro tema crucial: el software privativo habitualmente se vende en forma de paquetes estándar, que muchas veces no se adaptan a las necesidades específicas de empresas y administraciones, y una gran parte de la industria del software se basa precisamente en desarrollar proyectos donde se requiere software personalizado. En este sentido, gracias al hecho de que se dispone del código fuente, el software libre permite adaptar los programas tanto como sea necesario hasta que cubran exactamente la necesidad sin entrar en conflicto legal o la necesidad de establecer una relación económica con quienes produjeron el software.


Además, en el software libre no hay un costo asociado al derecho a copia y, al disponer del código fuente de la aplicación, es posible desarrollar internamente las mejoras o las modificaciones necesarias, o bien encargarlas a empresas del ámbito local, en vez de encargarlas a las empresas de otros países, promoviendo por tanto la formación de profesionales en nuevas tecnologías y el desarrollo endógeno.


Por otro lado, todas las mejoras que se realicen no tienen restricciones y se pueden compartir con cualquier otra administración, empresa, institución u organismo que las necesite. En el software privativo, estas mejoras o no se pueden llevar a cabo o quedan en manos de la empresa creadora, que normalmente se reserva los derechos de uso y propiedad intelectual y establece en qué condiciones las comercializará.


Innovación tecnológica

El modelo del software libre, donde prima el hecho de compartir la información y el trabajo cooperativo, es bastante similar al que tradicionalmente se ha usado en el mundo académico y científico. En estos ámbitos, los resultados de las investigaciones se publican y se divulgan en publicaciones científicas, y sirven de base para nuevas investigaciones. Éste es principalmente el modelo sobre el que la humanidad ha innovado y avanzado, sin menoscabo de la protección necesaria de ciertas inversiones mediante el sistema de patentes.


Por el contrario, en el mundo del software privativo, las licencias de software, la propiedad intelectual y otras herramientas legales y técnicas se utilizan para impedir que terceros participen en ese conocimiento y para que éste continúe siendo patrimonio exclusivo de la empresa que lo creó, es decir, la innovación pertenece a una empresa. En cambio, en el mundo del software libre, el conocimiento pertenece a la humanidad con apenas las condiciones necesarias para garantizar su democratización y protección contra una apropiación insolidaria (lo que lo diferencia sustancialmente del dominio público). En este punto es necesario preguntarse ¿hasta qué punto la inversión en el desarrollo de software amerita ser protegida mediante patentes para una justa recuperación de dicha inversión? Ésta es una discusión que escapa del ámbito del presente trabajo, sin embargo existe toda una controversia al respecto dado el escaso costo de reproducción que tiene el software, que como producto hace recuperar la inversión en mucho menor tiempo que en otros campos como el industrial, farmacéutico, etc.


Escrutinio público

El desarrollo de software libre se desarrolla bajo mecanismos que facilitan y garantizan que el software se escriba de forma cooperativa por programadores/as, en gran parte voluntarios/as, que trabajan coordinadamente utilizando exhaustivamente los recursos y herramientas disponibles a traves de la red Internet. Lógicamente, el código fuente del programa está a la vista de todas las personas que deseen acceder a él, con cualquier propósito, y son frecuentes los casos en que se reportan errores que alguien ha descubierto leyendo o trabajando con ese código.


El proceso de revisión pública al que está sometido el desarrollo del software libre imprime un gran dinamismo al proceso de corrección de errores. Los usuarios del programa de todo del mundo, gracias a que disponen del código fuente de dicho programa, pueden detectar sus posibles errores, corregirlos y contribuir a su desarrollo con sus mejoras. Son comunes los casos en que un error de seguridad en GNU/Linux se hace público y se corrige en pocas horas[6].


Sin embargo, en el modelo del software privativo, sólo el fabricante puede solucionar los problemas que puedan surgir, y ello dependerá exclusivamente de la capacidad y la disponibilidad de su departamento de desarrollo, aparte que reconocer una vulnerabilidad en el software es contraproducente para las ventas de este software. Este es de hecho uno de los ingredientes fundamentales de la existencia de malware (virus, software espía, etc.) en ciertos sistemas operativos privativos de gran difusión.


Es muy curioso (y esclarecedor) que instancias estadounidenses que se preocupan altamente por la seguridad del software que utilizan opten por software libre antes que propietario precisamente por la ventaja de poder analizar el funcionamiento real del software más allá de las garantías proporcionadas por el fabricante. Como ejemplo, la empresa Mitre ha elaborado un estudio por encargo del Departamento de Defensa de los Estados Unidos[7] donde se analiza el uso de software libre y de código abierto en sistemas que se encuentran en producción en este departamento. Las conclusiones son claramente favorables a seguir incrementando el uso del software libre, y se destaca la posibilidad que ofrece de solucionar errores de seguridad de forma inmediata sin depender de un proveedor externo. Según este informe, hay más de 115 aplicaciones de software libre en uso en el Departamento de Defensa, con más de 250 ejemplos de su empleo en diferentes entornos.


Independencia del proveedor

Uno de los grandes problemas en la industria del software es la dependencia que se crea entre el fabricante y el cliente. Este hecho se acentúa con especial gravedad cuando el fabricante no entrega el código fuente, ya que inevitablemente el cliente queda atado a él para nuevas versiones y, en general, para cualquier mejora que necesite.


En este sentido, el software libre garantiza la independencia con respecto al proveedor gracias a la disponibilidad del código fuente. Cualquier empresa o profesional, con los conocimientos adecuados, puede seguir ofreciendo mantenimiento, desarrollo o servicios para la aplicación. Por el contrario, en el mundo del software privativo sólo la entidad desarrolladora original de la aplicación o sus sublicenciadas pueden ofrecer este soporte, generando así un vínculo que se resuelve generalmente mediante la aportación permanente de recursos económicos para este rubro, recursos que podrían no existir en el momento oportuno o bien necesitarse invertirlos en otros rubros.


Este hecho ha sido excelentemente comprobado en la iniciativa de Software Público del Gobierno de la República Federal de Brasil[8], existiendo ahora múltiples ofertas de soporte y extensión de las herramientas libres publicadas por parte de diversidad de oferentes privados de servicios tecnológicos aparte de propiciar el fortalecimiento institucional de los propios recursos humanos.


Otra circunstancia habitual es que los fabricantes de software privativo dejan de desarrollar/soportar un producto por un cambio drástico de las condiciones del mercado, o simplemente porque consideran que ya no podrán rentabilizar la inversión y entonces, según criterios puramente comerciales, apenas se ofrece la posibilidad de actualizar a una nueva versión que nunca es totalmente compatible con todo lo anterior. De forma opuesta, al disponer del código fuente, cualquier programador/a puede continuar su desarrollo y sus actualizaciones hasta que el cliente decida que es el momento adecuado de migrar a un nuevo sistema informático.


Datos personales, privacidad y seguridad

El software libre, por su carácter abierto, dificulta la introducción de código malicioso, espía o de control remoto, debido a que el código lo revisan muchos/as usuarios/as que pueden detectar posibles puertas traseras (ya sean errores inadvertidos o incluso secciones de código desarrolladas específicamente para tal propósito). En cambio, en el software privativo nunca podremos saber si los programadores originales introdujeron a título personal (voluntaria o involuntariamente), por encargo de la empresa o de alguna entidad externa, vulnerabilidades que ponen en peligro la seguridad del sistema o la privacidad de los datos. En definitiva, la posibilidad de existencia de puertas traseras para la extracción indiscriminada e indetectable de información es cuando menos preocupante para quienes deben manejar datos e información confidencial y/o reservada.


Además, esta injerencia no sólo puede tener el propósito de explotación para fines comerciales, también existe permanentemente la sospecha de que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de los EE.UU. impone la existencia de dichos mecanismos de penetración en el software o firmware producido por diferentes empresas cuya casa matriz se encuentra en dicho país[9]: por supuesto tales señalamientos han sido siempre negados por los fabricantes y la agencia mencionada, sin embargo la demostración de tal negación es imposible dada la ocultación del código fuente del software privativo, obligando a los/as usuarios/as de dichas herramientas a realizar un “acto de fe” en cuanto a la confiabilidad de las aplicaciones que utilizan. En el mundo del software libre, por el contrario, cualquier programador/a puede revisar y comprobar que no se ha introducido ningún código malicioso, y, a su vez, cualquier entidad puede añadir libremente encriptación adicional a la aplicación que utilice para proteger sus datos.


Localización e idioma

Actualmente, las lenguas minoritarias han tenido pocas posibilidades de desarrollarse en el mundo del software privativo, convirtiéndose el uso de TICs en un elemento más para la pérdida de la diversidad cultural en muchos países. Ello es debido a que, por sus términos restrictivos de licenciamiento, las traducciones sólo las puede realizar o autorizar el fabricante del software, quienes frecuentemente venden por un costo adicional la capacidad de utilización de varios idiomas para un mismo producto, a quienes utilizan indistintamente diferentes idiomas[10].


Por el contrario, en el mundo del software libre estas lenguas, y muchas otras, gozan de una excepcionalmente buena salud. Los principales proyectos libres de interfaz gráfica de usuario, como Libreoffice, KDE, Mozilla o GNOME, así como muchas otras aplicaciones, tienen numerosas traducciones gracias a que no precisan autorización de ningún propietario, y cualquier persona o institución interesada puede realizarla sin “mayor costo” que el esfuerzo humano (no obstante, dicho esfuerzo no es en absoluto pequeño)[11]. Además, si el programa que traducimos no dispone de corrector ortográfico en nuestra lengua podemos desarrollar nuestro propio corrector o adaptarle alguno de los existentes en el mundo del software libre.


Por último, cabe destacar que cada vez que se crea un nuevo recurso lingüístico en el ámbito del software libre (una traducción, un diccionario, un glosario, etc.), éste, al quedar a la disposición de todo el mundo, puede ser reutilizado y mejorado en futuras aplicaciones. En el mundo del software privativo, cada traducción y recurso lingüístico creado está ligado al fabricante, al producto y a sus restricciones de uso.


Estándares abiertos

En Internet a menudo nos encontramos con sitios web que sólo se visualizan correctamente con un navegador privativo, por ejemplo el conocido Internet Explorer, y muchas veces es simplemente así porque los/as desarrolladores/as de tales sitios web no consideran la compatibilidad como un tema importante, dada la presencia prácticamente ineludible de dicho navegador en los sistemas operativos de Microsoft[12], que actualmente son la gran mayoría en computadoras de escritorio y portátiles. En las tecnologías orientadas a Internet se han creado mecanismos de interoperabilidad y estandarización que están consiguiendo cierta compatibilidad entre sistemas y protocolos, sin embargo, periódicamente cada productor irrespeta los acuerdos previos en aras del ofrecimiento de nuevas características que llamen la atención de los/as usuarios/as finales y desarrolladores/as en un mercado (el de los navegadores web) altamente competitivo.


Esto que sucede en la Web, ocurre también en un ámbito muy importante: en el intercambio de datos entre aplicaciones. Pese a que lo deseable sería que estos formatos, contenedores de nuestra información, fueran conocidos por todos y que no tuvieran restricciones de uso, en ocasiones pueden tener absurdas limitaciones de uso o, simplemente, no estar documentados, obligando a hacer ingeniería inversa sobre ellos para poder desarrollar traductores (actividad que puede incluso estar penada por la ley). En este sentido, los formatos libres garantizan la libertad de los usuarios para intercambiar información con todo el mundo, independientemente de la aplicación que utilicen, ya que permiten a cualquier programador desarrollar software que trabaje con estos formatos. Es así que surge el estándar Oasis OpenDocument[13], primer estándar reconocido por la ISO para documentos editables, que no obstante tuvo respuesta inmediata con otro formato propuesto desde Microsoft, el Office Open XML, cuyo propósito (dada la existencia de un estándar previo en el mismo ámbito) ha sido motivo de graves discusiones en cada comité de la ISO donde se presentó para su aprobación, logrando finalmente su propósito[14] bajo graves sospechas de coacciones[15] y no obstante su redundancia y hasta impertinencia, pues la existencia de dos estándares para los mismos propósitos rompe completamente precisamente con la virtud de la existencia de un estándar: era obvio que Microsoft utilizaría todas sus influencias, por inoportunas que éstas fueran, ante la tendencia de numerosas administraciones públicas de migración del formato de sus documentos al estándar Oasis OpenDocument para evitar la dependencia exclusiva de las herramientas ofimáticas de Microsoft en el futuro.


En cualquier caso, las administraciones públicas han de velar por no discriminar ninguna plataforma así como no favorecer aquellas que requieren la adquisición de cierto software privativo publicando sus documentos en formatos que sólo pueden ser correcta y completamente interpretados por dicho software privativo.


Es en este sentido que se debería propugnar verdaderamente la Neutralidad Tecnológica en nuestro país, más aún tras la aprobación de la Ley de Acceso a la Información Pública[16], pues pueden verse por doquier documentos oficiales puestos a disposición del público en conocidos formatos privativos sin siquiera existir adicionalmente una opción de descarga en un formato libre y estándar.


Optimización de inversión de fondos y/o ahorro

Este aspecto, el económico, que para muchas personas es quizá el más llamativo o el que incluso termina de convencer ante la decisión de optar por el software libre, en nuestra opinión sin embargo tiene una importancia bastante relativa, y justificamos este razonamiento en los siguientes motivos:

  1. Absolutamente nada de lo que se describe en los términos de licenciamiento del software libre obliga a que las herramientas deban ser entregadas de forma gratuita: que en general sea así es consecuencia única y exclusiva del altruismo inherente al ser humano cuando éste se encuentra en un entorno cooperativo en lugar de competitivo, así como la orientación de las empresas productoras de software libre en basar su modelo de negocios en el soporte y en vez de la venta del producto original.
  2. El uso de software libre Y gratuito produce en principio un ahorro, así como permite enfocar la inversión del presupuesto de TICs en infraestructura, recursos humanos y capacitación, lo cual es un hecho muy positivo sin lugar a dudas y se puede demostrar con numerosos casos de éxito que más adelante serán detallados, sin embargo, la inversión necesaria para la adopción plena de alternativas libres en términos de nuevas contrataciones, capacitaciones o la necesidad de desarrollo de sistemas completos puede igualar o incluso superar el ahorro inicial obtenido de la gratuidad o menor costo del software libre elegido, por tanto, el retorno de la inversión puede producirse a medio o largo plazo según los casos y, al menos en tales circunstancias, es completamente necesario realizar un análisis financiero que justifique ante los tomadores de decisiones institucionales la conveniencia de la inversión.
  3. En abundantes ocasiones se le da especial protagonismo a la cuestión económica, cuando en realidad es mucho más trascendental la satisfacción de las expectativas de soberanía tecnológica, transparencia, sostenibilidad y desarrollo local que cualquiera de los ahorros producidos. En este sentido, es de especial importancia transmitir a quienes presentan este tipo de iniciativas ante los medios de comunicación y/o a la opinión pública en general que todos los beneficios son importantes y que el aspecto de obtener costos más apropiados es apenas uno más de dichos beneficios.

Dificultades para la utilización de Software Libre

Independientemente de la existencia de las virtudes antes expuestas, no pueden de ningún modo ocultarse las limitaciones que es necesario tener muy en cuenta para realizar un análisis correcto y completo ante una plausible transformación, por tanto pasamos a abordarlas a continuación enunciando posibles soluciones a tales dificultades.


Industria alineada con el uso de tecnologías privativas

La industria del software en general nació y se ha desarrollado con base en el uso de tecnologías privativas, y la escasa industria TIC de nuestro país no es ajena a tal circunstancia. Así, las relaciones y alianzas que las empresas han construido a lo largo de muchos años con los proveedores de tecnología privativa han sido cruciales para su desarrollo y florecimiento, y las escuelas, universidades y centros de formación técnica han apoyado principalmente la asimilación de estas tecnologías y productos, en un comienzo por la inexistencia de alternativas libres, y más recientemente por pura inercia y conformismo del sector docente.


Evidentemente, este cambio produce una resistencia natural debida a la preocupación y tensión en el sector privado local de las TIC ya que, salvo en algunos casos, éste no está preparado para lidiar con el cambio tecnológico en el corto plazo y, por tanto, significaría la pérdida de una parte importante de su volumen de negocios. En este sentido, es muy importante que las instancias que financian y promueven el desarrollo y sostenibilidad de las empresas privadas en nuestro país estimulen por medio de facilidades fiscales la contratación del personal local idóneo para el desarrollo de estas capacidades, al menos hasta que el valor comercial obtenido sea suficiente para mantener la inversión por cuenta propia.

Modelo de negocios diferente

Parte de la dificultad que tienen las empresas nacionales y extranjeras para aprovechar el potencial del Software Libre es que su modelo de negocios actual, basado fundamentalmente en un margen sobre el precio de venta al público del producto, es sustancialmente diferente al modelo de desarrollo y negocios del Software Libre, pues generalmente éste puede obtenerse de forma gratuita.


Así, aunque es perfectamente lícito obtener ganancias económicas mediante la venta de Software Libre, la principal fuente de ingresos no se produce por esta venta ya que, antes o después, es posible encontrar el mismo producto ofrecido sin costo de adquisición: en el software libre son los servicios de mantenimiento, formación y producción de nuevas versiones los que permiten obtener un lucro de la existencia e implantación de las herramientas, lo que por tanto requiere un cambio del modelo de negocio, de la venta al soporte.


Otros Gobiernos, ante las mismas circunstancias y con el sano propósito de propulsar en desarrollo del entramado tecnológico local, han consolidado las herramientas libres en uso en un sólo lugar para facilitar el acceso a las mismas y fomentar la competitividad de proveedores de servicios, además de estimular económicamente a las empresas del sector por medio de incentivos fiscales y/o créditos a tasas de interés preferenciales.


Soporte limitado por parte de los fabricantes de hardware

El desarrollo del Software Libre, aunque en la actualidad las circunstancias son bien distintas, históricamente ha tenido su raíz en las iniciativas y motivaciones de grupos de desarrolladores/as de software que se introdujeron en este paradigma por cuenta propia, es decir, sin una gran empresa que facilitara este desarrollo y que a su vez tuviera vínculos con las empresas constructoras/fabricantes de equipos de cómputo y/o sus componentes, por lo que hasta hace relativamente poco tiempo la compatibilidad con sistemas operativos y aplicaciones libres ha sido tomado en cuenta por los proveedores de hardware en el mundo.


En este sentido, desafortunadamente aún es común encontrar fabricantes de equipos y accesorios que no proveen el soporte adecuado (por ejemplo, la disposición gratuita de los controladores requeridos, siquiera en formato binario) para que sus dispositivos funcionen adecuadamente al ser utilizados con Software Libre: en estos casos sólo gracias al esfuerzo extra de los/as desarrolladores/as de controladores libres se consigue operar el hardware correctamente. Esto hace que la búsqueda y selección de hardware a la hora de invertir en la adquisición de equipamiento requiera especial atención, a fin de que éste sea soportado por el Software Libre que se haya seleccionado.


No obstante, se debe mencionar que la tendencia es que, al existir una mayor demanda, más y más proveedores de hardware están proporcionando las especificaciones y/o brindando directamente los controladores necesarios a fin de no perder ventas, y también cabe destacar el ofrecimiento gratuito desde hace varios años por parte de los desarrolladores de software libre para construir los controladores[17].


Inversión acumulada en tecnologías y soluciones propietarias

Una gran mayoría de las instituciones del Estado han hecho a la fecha una importante inversión en el desarrollo de sistemas basados en tecnologías y soluciones privativas, inversión que habitualmente va más allá del licenciamiento de tales tecnologías e incluye la capacitación y el desarrollo de competencias técnicas en el uso y soporte de las mismas.


La eventual sustitución de estas tecnologías (y eliminación de dependencias) es un proceso que requiere de un plan estratégico explícitamente orientado a lograr este objetivo en forma sistemática, y en nuestra opinión, sin menoscabo de otras necesidades específicas, los componentes fundamentales de dicho Plan de Gestión del Cambio son:

  1. El análisis financiero del Costo Total de Propiedad (por sus siglas en inglés TCO) de la inversión en sus diferentes plazos, en el que debe demostrarse que la transformación paulatina a software libre implicará “en efectivo” una mejor inversión de los recursos económicos de la institución, e inclusive un ahorro palpable. Estos datos son a menudo el factor más importante para defender políticamente esta transformación, así como la justificación necesaria para defender la conveniencia de la “pérdida” de la inversión original en software privativo ante los diferentes organismos contralores de la institución, del Estado y, por supuesto, ante la opinión pública.
  2. La inversión en cualificación equivalente para el recurso humano técnico y usuario, pues es muy probable que el nivel de conocimiento en tecnologías privativas sea bastante profundo en dichos recursos humanos y no sea factible un período de autoaprendizaje, bien por la urgencia de producir soluciones en el contexto institucional o bien por la falta de costumbre de este tipo de proceso intelectual.
  3. La existencia y ejecución de un plan de comunicaciones, pues tanto el público en general (mención especial merece el papel de los medios de comunicación en función del impacto mediático de dicho cambio) como la población usuaria de las nuevas herramientas libres deben conocer con suficiente detalle y anticipación cuáles son los beneficios de la transformación de la estrategia tecnológica institucional, así como el momento en que se irán incorporando las nuevas soluciones. Esto facilitará la apropiación de la estrategia y fundamentalmente desarrollará el grado de paciencia necesario para el aprendizaje y la adaptación a las nuevas herramientas.

Reeducación de la población de usuarios/as

Dado el registro de la representación gráfica de las plataformas privativas, así como la legítima intención de mejora en la estética y usabilidad de las diferentes herramientas informáticas libres, se tiene como consecuencia el hecho de que los/as usuarios/as deben familiarizarse con interfaces nuevas, lo cual tiene asociado tanto el costo del propio aprendizaje como el de la reducción de productividad durante el mismo.


Si bien es el mismo proceso por el cual deben pasar al realizar actualizaciones significativas del software privativo que tradicionalmente han utilizado, el hecho de no encontrar en el mismo o similar aspecto gráfico provoca el miedo a no poder realizar las tareas encomendadas con la misma eficacia y eficiencia. En este sentido, esta transformación debe ser enfrentada con la mayor seriedad e importancia en el plan de gestión del cambio tecnológico, de otro modo el rechazo puede generar un conflicto laboral totalmente contraproducente.


En general, la experiencia indica que existe un mejor grado de aceptación de un nuevo entorno de software cuando éste se encuentra previamente instalado en un nuevo equipo de cómputo, pues ante el cambio de apariencia física psicológicamente la persona usuaria está más abierta a adaptarse voluntariamente a la novedad de su equipo y predispuesta al autoaprendizaje, todo ello gracias a la presunción de mejores prestaciones y apariencia de dicho equipamiento. En los casos de migraciones sobre el mismo equipo de cómputo, es siempre preferible que la decisión sea por propia voluntad, utilizándose oportunamente como criterio la necesidad de solventar definitivamente las persistentes fallas, ineficiencias e inseguridad del software privativo habitual.


Inexistencia de soluciones alternativas basadas en Software Libre

Existen aplicaciones verticales para las cuales no existen alternativas libres adecuadas para la satisfacción parcial o completa de una necesidad informática concreta, aunque afortunadamente son cada vez menos y/o más especializadas.


En este sentido, lo único factible es planificar la sustitución de la tecnología privativa en cuestión mediante la inversión en el desarrollo completo o de estas herramientas bajo licenciamiento libre, bien con recursos propios, bien mediante la subcontratación de dicha necesidad a una entidad externa, sin embargo, muchas veces tal inversión está fuera del propósito, alcance financiero y exigencias temporales de la institución por lo que, en esas circunstancias, habitualmente hay en toda institución excepciones a la estrategia general de migración a software libre perfectamente justificables.


Dependencia de formatos de intercambio propietarios

Aún cuando sea técnicamente posible reemplazar un programa privativo por otro equivalente de Software Libre, el proceso puede verse impedido por la dependencia de formatos obsoletos e indocumentados en los que los datos han sido almacenados durante largo tiempo.


Por ello, es necesario realizar una evaluación minuciosa de cada caso y se deben desarrollar planes de exportación e importación de datos que eviten o, al menos, minimicen su pérdida, aunque en muchas ocasiones es totalmente inevitable la adquisición de herramientas privativas (de la misma u otra empresa) para poder transformar a formatos intermedios los datos de origen.

Cualificación de recursos humanos para soporte

En el caso del software privativo, aunque el soporte técnico del fabricante sea raramente necesario y, cuando lo es, su calidad final sea bastante discutible, las empresas productoras ofrecen generalmente un servicio básico de soporte como parte del precio de licencia. Por supuesto, una atención específica y garantizada es siempre un contrato aparte con la empresa fabricante y/o sus distribuidores locales que se negocia en función de la calidad de servicio necesaria y en cualquier caso es un costo recurrente que debe ser adecuadamente presupuestado para evitar su carencia en el momento en que este soporte sea necesario, así como la obligación de pagar retroactivamente el soporte durante todos los años desde la adquisición de la licencia hasta dicho momento, estrategia de dudosa ética que, sin embargo, no es infrecuente en determinadas marcas de software privativo.


En el caso del software libre, a pesar de que el conocimiento para su manejo está al alcance de cualquiera gratuitamente en Internet, deben existir suficientes recursos humanos propios o bien empresas locales bien preparadas para dar el soporte necesario, y es imprescindible contar con dicho apoyo con la anticipación debida para evitar interrupciones o mal funcionamiento del servicio y el consecuente malestar de los/as usuarios/as.

Aspectos legales del uso del software libre

Los/as creadores/as del software libre han establecido términos legales para facilitar la difusión y mejora de sus creaciones y, a la vez, asegurar la propiedad intelectual de los mismos. Existe en este sentido una gran diversidad de licencias que representan los mismos principios con muy ligeras diferencias y, en cualquier caso, queremos destacar que el término “libre” o “abierto” de ningún modo implica “desprotegido”, pues tanto la Free Software Foundation[18] como otras instituciones y personas a título particular[19] han conseguido sentar precedentes legales con veredicto favorable en cuanto a la denuncia sobre apropiación ilegítima de software libre, sin importar la existencia o no de un pago asociado a la obtención de dicho software y su código fuente.


En nuestro país, es la Ley de Propiedad Intelectual[20] la que rige todos los aspectos legales relacionados con el licenciamiento, y en dicho marco normativo tienen perfecta cabida la redacción de términos de licencia que especifiquen los principios libres para un determinado producto.


A continuación se muestra esquemáticamente el análisis de esta Ley en lo referente a las obras en general y al software en particular, ubicándose los diferentes términos de licenciamiento en tal esquema.

LPI.png

A modo de resumen, pues no queremos extendernos en detalles sobre ninguna de las licencias, podemos representar los diferentes tipos de software mediante este otro diagrama conceptual[21].

Categorias-software.png

De la anterior ilustración se pueden destacar los siguientes grupos de licencias:


  • Licencias “copyleft”: Son aquellas que, utilizando los mismos principios legales del “copyright”, en los términos de licencia ceden expresamente los derechos de estudio, copia, distribución y modificación del programa bajo las condiciones que definen al software libre, pero además exigen que cualquier versión modificada herede el mismo tipo de obligaciones y derechos que tenía el programa original. El objetivo es garantizar que cualquier usuario conserve en el futuro las libertades originales que definen el software libre, y este futuro incluye los trabajos derivados del software original. Richard M. Stallman ideó este concepto y lo definió como “un método para convertir un programa en software libre y exigir que todas las versiones del mismo, modificadas o ampliadas, también lo sean. (…): la principal licencia de este tipo es conocida como GNU/GPL. Para aplicar el copyleft a un programa, primero reservamos los derechos, luego se añaden los términos de distribución y un instrumento legal que otorga

a todas las personas el derecho a utilizar, modificar y redistribuir el código del programa o cualquier programa derivado del mismo, siempre que no se alteren los términos de distribución. De esta forma, el código y las libertades se convierten en elementos legalmente inseparables”.

  • Creative Commons: Es una organización sin ánimo de lucro que ha sido creada bajo la consideración de que la legislación actual de derechos de autor no se ajusta a las necesidades de nuestros días y es demasiado compleja y restrictiva. Creative Commons ofrece a través de su página web (http://creativecommons.org/choose/) a los/as creadores/as de las obras escoger con dos preguntas muy sencillas qué van a permitir que otras personas hagan con sus trabajos y qué derechos desean conservar. La primera pregunta hace referencia a si se quiere permitir usos comerciales de nuestros trabajos, es decir, si se permitirá que se pueda modificar, distribuir, o reproducir la obra solamente cuando no haya una finalidad comercial. La segunda pregunta hace referencia a si queremos que se pueda o no modificar lo obra y, si se hace, si queremos obligar solidariamente a que las versiones modificadas deban ser compartidas (lo que la haría similar a las licencias copyleft).
    En

nuestra opinión, la iniciativa de Creative Commons resulta de gran utilidad para el ejercicio del derecho de autor, pues es una forma sencilla de acercar el derecho de propiedad intelectual al autor y de ayudarle a licenciar los derechos sobre su obra. Se han convertido en un instrumento muy útil para el ejercicio de estos derechos en el contexto digital, consiguiendo que el autor se interese y sea partícipe en la explotación de su obra.

  • Licenciamiento múltiple. Se basa en que el autor cede su creación bajo dos licencias diferentes, según el uso que se vaya a hacer de su software y las libertades y obligaciones que se deseen adquirir. Con este tipo de licencia, una empresa puede ofrecer una versión libre de su programa y otra con condiciones más adecuadas para las necesidades de sus clientes que quieran trabajar fuera del modelo del software libre.

Por supuesto, el análisis de los diferentes tipos de licenciamiento y sus términos implican un conocimiento mucho más profundo de la legalidad vigente en cuanto a la protección de la propiedad intelectual y los derechos de autor que el realizado en el presente trabajo, por tanto les remitimos a una lectura más detallada en http://www.fsf.org/licensing/licenses/, http://www.opensource.org y en http://creativecommons.org.

Ahorros y costos

Para la mayoría de usuarios/as individuales, el software libre es una opción adecuada por las libertades que garantiza sin necesidad de verse impedido por el costo del licenciamiento privativo[22], que para el poder adquisitivo promedio de las familias salvadoreñas es prácticamente inasequible[23]. Sin embargo, en el caso de la administración pública, independientemente de la capacidad de pago, el costo del software es importante ya que se en el manejo del erario público debe practicarse sin excepción un consumo responsable de nuevas tecnologías. En este sentido, cuando se analiza el precio de una solución tecnológica se suele hablar del T.C.O. (total cost of ownership), es decir, el costo total de la propiedad que tiene un determinado software a lo largo del tiempo. En este costo se incluyen muchos componentes que pueden resumirse en 4 grandes grupos:

  1. Costo inicial
  2. Costo de administración
  3. Costo de operación
  4. Costo de soporte a usuarios

Sin embargo, un análisis más profundo revela costos que pueden llegar a ser muy significativos dependiendo de la plataforma elegida. Para visualizarlos en detalle conviene una aproximación en función del tiempo de vida de la solución escogida: Costos iniciales, costos de operación y costos de largo plazo.

  1. Costos iniciales
    1. Elementos de red (hardware y software)
    2. Lado servidor (hardware y software)
    3. Lado cliente (hardware y software)
    4. Instalación e integración de hardware y software
    5. Investigación de términos de adquisición
    6. Garantías
    7. Licencia inicial
    8. Costos de migración
  2. Costos de operación
    1. Infraestructura (condiciones del espacio físico)
    2. Electricidad (consumo promedio, respaldo, enfriamiento, etc.)
    3. Renovación de licencia
    4. Costos de pruebas
    5. Fallas del sistema: indisponibilidad total y/o bajo rendimiento
    6. Rupturas: pérdida de reputación, recuperación y prevención
    7. Proceso de respaldo y restauración
    8. Entrenamiento / experticia
    9. Auditoría (interna y externa)
    10. Aseguramiento (misión crítica, manejo de dinero, etc.)
  3. Costos de largo plazo
    1. Seguimiento del cumplimiento de licencias
    2. Escalabilidad
    3. Depreciación
    4. Riesgos:
      1. Vulnerabilidad por obsolescencia
      2. Cambios de términos de licenciamiento
      3. Finalización del soporte / actualizaciones
    5. Reemplazo por otra solución

Desde luego que un estudio exhaustivo de cada uno de esos aspectos es exigible ante una fuerte inversión económica en un sistema de información, y de hecho existen numerosos ejemplos de tales estudios (de resultados indistintos para cualquiera de los paradigmas), todos ellos aplicados en entornos diferentes al salvadoreño, por lo que su extrapolación a nuestro contexto es de dudosa fiabilidad: por ejemplo, en un país de economía tan reducida como el nuestro y dada la falta de controles que eviten en la práctica la formación de oligopolios y la práctica de estrategias anticompetitivas, es muy fácil encontrar precios pactados entre los diferentes proveedores o incluso, la exclusividad para la obtención y soporte de determinadas soluciones privativas. Esto hace que los costos de tales productos, tanto en su adquisición como en el soporte, sean arbitrariamente desproporcionados, inclusive comparando su precio en términos absolutos con respecto a la misma solución a la venta en un país desarrollado.


En sentido opuesto, la falta de conocimiento general así como la formación específica de los recursos humanos en ambientes libres incrementa los costos en el caso de la inversión en software libre, jugando un papel fundamental en este aspecto el que las instituciones educativas de grado medio y superior incluyan en sus respectivos programas de estudios la enseñanza del manejo de plataformas libres, tanto de escritorio, de aplicaciones móviles así como de ofrecimiento de servicios en red.


Además de lo comentado anteriormente, creemos fundamental ilustrar con un ejemplo concreto el costo de inversión en una u otra tecnología para una institución determinada, en este caso el Ministerio de Salud de El Salvador para su próxima adquisición de equipamiento de cómputo cliente y plataforma de servidores, apreciándose que la diferencia en el costo inicial es tan abrumadora que cualquier inversión en capacitación del personal propio, o incluso el pago a terceros para obtener un soporte adecuado, es muy inferior a tales costos.


Item
Cantidad
Costo unitario[24]
Costo recurrente anual[25]
Total unitario
Total recurrente
Desktops
7804
$355
$50
$2,770,420 $390,200
Laptops
1422
$355
$50
$504,810 $71,100
TOTAL
9226
$3,275,230 $461,300

Puede apreciarse que sólo en el licenciamiento para los equipos cliente el primer año se adquirirían $3,736,530, con un gasto recurrente cercano a los $500,000. Tomando en cuenta un costo promedio para cada desktop de $800, ese costo sería equivalente a 4670 computadoras más aproximadamente.


No obstante, en un sistema de información no sólo las computadoras cliente eventualmente necesitarían licencias privativas, sino que también los servidores de dichos sistemas requerirán de sistema operativo, base de datos, antivirus, etc. Es por ello que vamos a hacer el mismo ejercicio de costeo pero con dos escenarios diferentes, pues la diferencia en costo según el sistema gestor de base de datos elegido es notable (inclusive en lo relativo al cálculo del número de licencias necesarias). En primer lugar se escogió una plataforma basada en herramientas de Microsoft, las cuales tienen un costo menor al ser licenciadas por procesador y no tener un gasto recurrente obligatorio asociado aparte del antivirus. En segundo lugar se escogió un SGBD Oracle, marca que recomienda como sistema operativo de base GNU/Linux (de licenciamiento gratuito generalmente) pero que por contra tiene mayor costo y su licenciamiento se calcula en base a una fórmula que tiene como ingrediente principal el tipo de procesador y el número de núcleos disponibles (no importa si son usados o no).


Microsoft Windows Server 2008 R2+Antivirus+SGBD Microsoft SQL SERVER 2008 R2
Item
Ctd.
Procs.
Costo unitario[26]
Costo recurrente anual[27]
Total unitario
Total recurr.
Servidores monoprocesador de 4 núcleos
410
410
$8,200
$50
$3,362,000 $20,500
Servidores de 4 procesadores de 12 núcleos
14
56
$28,524
$50
$1,597,344 $700
TOTAL
424
466
$4,959,344 $21,200
GNU/Linux+SGBD Oracle Standard/Enterprise
Item
Ctd.
Núcleos
Costo unitario[28]
Costo recurrente anual[29]
Total unitario
Total recurr.
Servidores monoprocesador de 4 núcleos
410
1640
$8,750
$1,925
$14,350,000 $3,157,000
Servidores de 4 procesadores de 12 núcleos
14
672
$23,750
$5,225
$15,960,000 $3,511,200
TOTAL
424
2312
$30,310,000 $6,668,200

Es muy importante contextualizar dicha inversión a la realidad presupuestaria de una institución gubernamental como el Ministerio de Salud de El Salvador, en la cual trabajan más de 23000 empleados y tiene más de 800 establecimientos de salud. Para dicha envergadura, el financiamiento procedente del Presupuesto 2011 asciende a un total de $530,225, con los que se pagan los servicios de internet, enlaces de intranet, mantenimiento de equipo de cómputo y materiales informáticos (tintas de impresora y otros consumibles) así como el pago de derechos de propiedad intelectual por un total de $68,000 (monto que a lo sumo alcanza para licencias de software antivirus y firewall). Es además paradójica la inexistencia de un rubro previsto para la adquisición de equipo de cómputo, que se evidencia en la realidad de nuestros establecimientos de salud, donde no hay prácticamente computadoras y, las pocas que hay, son notablemente obsoletas y/o donadas por organismos cooperantes.


Con tales necesidades y escasez de financiamiento por la vía fiscal, el Gobierno ha tenido que recurrir a préstamos internacionales con los que sufragar el desarrollo del Ministerio, lográndose un total aproximado de $24 millones para todo lo necesario relacionado con la conformación del Sistema Único de Información en Salud (recursos humanos, equipos, red, etc.). Entonces, ubicándonos en tal contexto, ¿resultaría lógico invertir más de la tercera parte[30] del financiamiento de los préstamos en licenciamiento privativo[31]? La respuesta es clamorosamente evidente, conociendo además la existencia de alternativas tecnológicamente equivalentes, libres y totalmente gratuitas: en nuestra opinión, si alguien decidiera usar licenciamiento privativo en este contexto sería un grave atentado contra los intereses y necesidades del Pueblo salvadoreño que debería ser efectivamente investigado por los organismos contralores del Estado.

Sin embargo, las opciones de licenciamiento gratuito no implican que su soporte sea precisamente gratis, pues siempre es necesario contar con el suficiente personal cualificado para su implantación, lo cual por cierto es igualmente necesario con plataformas privativas: las preguntas que la persona usuaria promedio realiza en cuanto al uso de las diferentes herramientas de oficina son prácticamente las mismas, ya sean estas libres o privativas, y sin embargo con software libre se reducen completamente las problemáticas relativas a virus, software espía, uso de software sin licenciamiento, degradación de los sistemas, etc.


De todos modos, en función de la disponibilidad del personal cualificado, será más o menos compleja y/o costosa la apuesta por el software libre, y en este sentido muy afortunadamente la cualificación formal recibida en las instituciones educativas así como las actividades desarrolladas altruistamente por las diferentes comunidades de software libre están facilitando enormemente la conformación del equipo de trabajo necesario y suficiente para realizar este despliegue basándonos en el paradigma del software libre.


También debemos mencionar que ante una necesidad de conocimiento concreto o emergente, existe una enorme diferencia de que toda la información necesaria para el ajuste y configuración de la opción libre está ampliamente disponible y de forma gratuita en internet, mientras que en el caso privativo no... conociendo la velocidad de gestión institucional para la contratación de una capacitación y/o consultoría que resuelva una problemática específica, esto es sin lugar a dudas un enorme riesgo! no obstante, siempre podría considerarse una contratación recurrente para obtener soporte comercial por parte del proveedor del software. A tal efecto buscamos información por parte de Microsoft sobre el costo del soporte estándar para las plataformas antedichas, informándonos que el soporte disponible según nuestro tipo de entidad oscila entre los $27,000 y los $30,000 anuales (soporte “premier standard”), cubriendo todas las herramientas Microsoft de la institución. Obviamente, es mucho más barato y la respuesta más expedita y pertinente contratar personal propio con la experticia necesaria siempre que nos basemos en software libre, pues una persona experta certificada de Microsoft suele cobrar un salario anual mayor que el monto antes indicado.


Sin embargo, también existen opciones de soporte comercial de Software Libre, por ejemplo, la empresa productora de la famosa distribución Ubuntu GNU/Linux, Canonical, ofrece varios programas de soporte[32], si escogemos el soporte advanced para los servidores de misión crítica (14 servidores) a $1,200 cada uno saldría un total de $16,800 anuales.


Una reflexión adicional a este respecto es que los modelos de licenciamiento y fijación de precios propietarios resultan sumamente complejos y el análisis de los mismos significan de entrada un costo para la institución. En el caso de optar por distribuciones basadas en software libre ofrecidas por empresas comerciales (que es una opción posible), se debe analizar con detenimiento cuáles componentes de dicha distribución son libres y cuáles no lo son, pues en el término de una ley que regule este aspecto probablemente se requeriría un detalle justificativo de la necesidad de dichos componentes, y la elaboración de tal informe también tendría un costo asociado, por lo que recomendaríamos utilizar distribuciones que garanticen que todos sus componentes son libres y, preferiblemente, gratuitos.


No podemos dejar de mencionar, en cualquier caso, que la inversión en recursos humanos propios o en empresas locales es para el gobierno una inversión retornable en forma de impuestos directos y el impulso al desarrollo del tejido empresarial tecnológico local (este sector además tiene un valor añadido notablemente mayor que en el de otras industrias como la agrícola o la manufacturera) y, en suma, el incremento del capital circulante para inversión local. Por el contrario, el pago de licenciamiento de software privativo propiedad de transnacionales (norteamericanas en general) se “fuga” en su mayor parte hacia la el país donde la empresa tiene registrada su casa matriz. El caso de Microsoft este hecho es todavía más palpable, puesto que ni los gerentes de cuenta directos de las diferentes entidades gubernamentales se encuentran en nuestro país, sino que son personas que trabajan en Costa Rica.


En otros países, donde ya existe una trayectoria y experiencia en una transformación tecnológica hacia el Software Libre, existen cifras concluyentes donde se integran los costos del cambio y por tanto puede calcularse el ahorro real producido por el uso de Software Libre en lugar de software privativo. A continuación exponemos algunas de estas experiencias:

  • Desarrollo e implantación de la distribución “Lliurex” en los centros educativos de la Comunidad Valenciana (España): ahorro de 30 millones de euros de 2004 a 2011[33].
  • Implantación de la distribución GNU/Linex en Extremadura (España): ahorro de 37 millones de euros hasta 2009. Costo de mantenimiento y actualización de GNU/Linex y otras distribuciones similares: 300,000 euros/año.[34]
  • Implantación de GNU/Linux (Novell SuSE) y OpenOffice.org en el ayuntamiento de Zaragoza, España: ahorro de 1 millón de euros anuales[35]. Inversión inicial y única para capacitación y transformación, 700,000 euros.
  • Implantación de Software Libre en el Ministerio de Educación y Deportes de Venezuela: ahorro de 10 millardos de bolívares ($4.6 millones)[36].
  • Implantación de Software Libre en el Gobierno de Brasil: ahorro de $167.8 millones en el 2008[37].
  • Implantación de Software Libre en el gobierno del estado mexicano de Michoacán: ahorro de aproximadamente $2.2 millones en tres años[38].

La lista de ejemplos podría ser interminable: un vistazo a los resultados una búsqueda simple en Google con las palabras “ahorro” y “software” indica fácilmente hacia qué lado se inclina la balanza, por lo que no consideramos necesario extender más la lista de ejemplos a favor del Software Libre, sin embargo queremos hacer notar algo extremadamente importante en el entorno gubernamental, la iniciativa y proclamación de su éxito se da con independencia del signo político, pues hemos encontrado manifestaciones positivas tanto de gobiernos de corte conservadora/neoliberal (la Comunidad Valenciana en España, por ejemplo) como de perfil socialdemócrata o socialista (Brasil, Extremadura, Venezuela, etc.).

Necesidades informáticas de las entidades estatales

La multitud de ejemplos mostrada da sobrada cuenta de la viabilidad de la utilización de Software Libre al interior del ente público, no obstante queremos reflexionar brevemente acerca del tipo de herramientas utilizadas en este ámbito y las posibilidades de sustitución por equivalentes de software libre.


La herramienta básica de la burocracia gubernamental sin lugar a dudas son las suites de aplicaciones de oficina, para las cuales existen excelentes alternativas libres, principalmente LibreOffice[39]. De igual forma, en los últimos años el uso de herramientas basadas en Internet o de trabajo colaborativo en red local han tenido gran difusión, las cuales también tienen equivalente de iguales o mejores prestaciones.


Sin embargo, existen graves problemas en cuanto a la sustitución de desarrollos a medida hechos sobre plataformas propietarias en arquitectura cliente-servidor. Éste es sin duda el escollo más importante, y su sustitución debe plantearse como proyectos específicos utilizando tecnologías que permitan el aislamiento de la tecnología a nivel del sistema operativo y librerías básicas de sistema y la propia herramienta, como es el desarrollo orientado al web, el uso de lenguajes interpretados, o bien el uso de binarios sobre máquinas abstractas como Java. En último término, la potencia actual de los equipos básicos de computación permite la utilización de máquinas virtuales para el uso temporal de las antiguas aplicaciones en paralelo al desarrollo e implementación de los nuevos sistemas.


Las estructuras internas responsables del desarrollo de los sistemas de información, así como entidades del sector privado que empresas que tuvieron relación con las instituciones públicas en cuanto al desarrollo de aplicaciones a medida para las diferentes necesidades del ente público muy probablemente serán requeridas para la reprogramación de dichas aplicaciones o sistemas de información y, como mínimo, los nuevos encargos recibidos serán, cada vez más, especificados en tecnologías independientes de la infraestructura informática subyacente en el equipo cliente de modo que se garantice la interoperabilidad en un entorno habitualmente heterogéneo en cuanto a las plataformas de escritorio existentes, mucho más si cabe si el acceso a dichos sistemas también debe estar disponible para el público en general.

Uso y desarrollo de Software Libre en los países

Situación en El Salvador

En nuestro país, la primera Comunidad surge en torno al núcleo Linux, corazón del sistema operativo GNU/Linux común en las distribuciones de software libre: SVLinux. Esta comunidad realizó esfuerzos por formalizar su existencia como asociación en el año 2006, pero dicha iniciativa no fraguó por diferentes motivos. También se conoció el intento de creación de la Asociación de Software Libre Salvadoreña en ese mismo año, sin embargo tampoco tuvo mayor éxito ni relevancia en las actividades de promoción y desarrollo de Software Libre en El Salvador.


Independientemente de dichos intentos formales, además de SVLinux se conformaron diferentes comunidades entorno a distribuciones de GNU/Linux en particular (Debian, Fedora, OpenSUSE, Ubuntu), por afinidades geográficas (la Comunidad de usuarios Linux de la zona oriental) o académicas en las principales instituciones universitarias: UES (LinUES), UTEC, UFG, UDB y UGB.


En el año 2009, con motivo de la celebración del primer Encuentro Centroamericano de Software Libre, ECSL, en Estelí, Nicaragua, convocado por la Comunidad Centroamericana de Software Libre[40], SLCA, diferentes representantes de las comunidades salvadoreñas deciden unir esfuerzos bajo una misma denominación, la Comunidad Salvadoreña de Software Libre[41], SLSV, que consolida su propuesta y representatividad en el segundo ECSL, celebrado en Puntarenas, Costa Rica.


Es en dicho contexto, y gracias al impulso brindado por ITIGES, en el que surge la Comunidad Gubernamental de Software Libre, OSGOES en el año 2010, formada principalmente por empleados/as de diferentes entidades de gobierno así como otras personas de SLSV interesadas en apoyar las iniciativas de implantación de software libre y el impulso a los mecanismos normativos que coadyuven a la expansión de este paradigma.


En este último sentido, aparte de las estrategias de migración llevadas a cabo en varias instituciones como el Ministerio de Salud, se han elaborado un anteproyecto de decreto ejecutivo[42], actualmente en revisión por parte del equipo jurídico de la Presidencia de la República, y un anteproyecto de ley[43] que se espera sea próximamente introducido para su discusión y trámite en la Honorable Asamblea Legislativa.


De este último esfuerzo creemos valioso rescatar algunos aspectos importantes de su articulado:


...

Artículo 7º.- En lo relativo a la distribución de información pública y a la solicitud de entrega electrónica de información del público, los sujetos obligados por esta ley deberán hacerlo en, al menos, un formato abierto y estándar, sin perjuicio que se acepte además la misma información en un formato cerrado, no obstante se dará preferencia en ambos casos a los formatos abiertos y estándares.


Artículo 8º.- Los sujetos obligados de esta ley, cuando contraten licencias de software, darán preferencia a licenciamientos de software libre frente a licenciamientos que sean privativos de alguna de las libertades del software. En caso de que se opte por licenciamientos privativos, la dependencia que autorice técnicamente dicha adquisición deberá enviar por escrito un documento público dirigido a el/la Titular del Ramo en el que se exprese el razonamiento que fundamente la elección.

...

Artículo 10º.- Las instituciones educativas del Estado deberán formar a sus estudiantes en la utilización de software libre además de otro software privativo que pudiera estar incluido en la currícula vigente.


Artículo 11º.- El código fuente de los sistemas de información utilizados por las entidades estatales, así como el de las aplicaciones facilitadas al público para su interacción con cualquier dependencia estatal, ya sean desarrollo propio o por cuenta ajena, debe estar a disposición del público solicitante bajo términos licenciamiento que respeten las cuatro libertades del software. Opcionalmente podrán publicarse las aplicaciones ejecutables de dichos sistemas de información para uno o más sistemas operativos.

...


Independientemente del éxito de aprobación de las antedichas iniciativas, las cuales no sólo dependen de su propia pertinencia y viabilidad sino de las influencias que puedan realizar diferentes sectores interesados, muchas entidades gubernamentales están llevando a cabo iniciativas de uso y desarrollo extenso de software libre, necesitándose apenas la consolidación de una de ellas para poder mostrar con hechos que es una apuesta perfectamente factible y notablemente beneficiosa, tanto para la propia institución como para el país en general.


Situación internacional

En Centroamérica es muy reseñable la existencia de la Comunidad Centroamericana de Software Libre[44], SLCA, cuyo surgimiento se concreta en el Primer Encuentro Centroamericano de Software Libre (ECSL), celebrado en Estelí, Nicaragua, del 17 al 19 de Junio de 2009. Posteriormente se reeditó el ECSL en Puntarenas, Costa Rica, del 21 al 23 de Julio de 2010, consolidándose así la existencia de un movimiento coordinador de los esfuerzos de divulgación y desarrollo del Software Libre en nuestra región.

Más allá de las iniciativas comunitarias, en el ámbito gubernamental cercano, la propuesta más reciente al respecto de la adopción de Software Libre en el ámbito estatal ha sucedido en Costa rica, con el proyecto de ley 16.912[45], presentado por el diputado Alberto Salom, que dice textualmente: “Todas las instituciones y empresas del Estado emplearán software libre en sus diferentes opciones, en sus sistemas de información y en el manejo de los datos, garantizando el respeto a los derechos de la propiedad intelectual”. El texto agrega que el software privativo solo se utilizaría como una excepción por motivos de seguridad o incompatibilidad.


Este proyecto llega más allá del presentado en la pasada administración por la entonces diputada Laura Chinchilla, quien actualmente ostenta la presidencia del hermano país, que hablaba de “preferir” el software libre sobre el propietario. En lo demás, el proyecto presentado por el diputado Salom es muy similar al de la presidenta Chinchilla, archivado bajo el expediente 15.191[46].


El Ministerio de Ciencia y Tecnología, MICIT, se pronunció en su momento en desacuerdo al respecto de ambos proyectos, en contra tanto del proyecto original de Laura Chinchilla como del proyecto de Alberto Salom. En este sentido, se publicaron declaraciones del entonces viceministro Carlos Cascante donde dice que “el Estado debe buscar la neutralidad tecnológica y no matricularse con una u otra opción”[47].


No obstante, el propio viceministro aceptó (en el mismo contexto de las anteriores noticias) que la totalidad de las cientos de computadoras de los Centros Comunitarios Inteligentes funcionan con Microsoft Windows y el paquete Office de Microsoft, y que en breve utilizaría GNU/Linux y OpenOffice.org en paralelo, a fin de cumplir con la anterior premisa de Neutralidad Tecnológica.


Por otro lado cabe también mencionar que, aún siendo muy partícipe de las ventajas que tendría la aprobación del proyecto de ley, la Red Costarricense de Software Libre[48], organización que auna los esfuerzos de las diferentes comunicades, al ser consultada al respecto también manifestó algunas dudas en cuanto al enfoque del proyecto de ley para la producción de un ahorro económico (que no se produce a corto plazo) así como por la brusquedad del cambio que implica la ley tal y como está redactada pues podría producir la imposibilidad de su aplicación en la práctica. En este sentido, propusieron que fuera añadido el siguiente artículo transitorio:


"Se establece un plazo de dos años a partir del 8 de mayo de 2010 o el momento de la publicación de esta ley, lo que ocurra de último, para que las instituciones del Estado presenten un estudio de necesidades y un plan de implementación. Cada institución deberá incluir en sus presupuestos un rubro que cubra de manera suficiente las diferentes etapas de este proceso. Las instituciones o departamentos dentro de las mismas que se consideren a sí mismas suficientemente preparadas para realizar el proceso de substitución requerido en esta ley antes del límite establecido podrán hacerlo mas no estarán exentas de la presentación del plan de implementación mencionado anteriormente."

En la actualidad, con Laura Chinchilla como presidenta, el gobierno costarricense firma un acuerdo de cooperación[49] con Microsoft, aparentemente dando la espalda a las iniciativas de software libre en el Ejecutivo.

En otros ámbitos más lejanos, diferentes países como Francia, Brasil, Argentina o Perú han llevado a trámite leyes para favorecer el uso del software libre en la Administración pública. Existe, sin duda, un debate respecto al uso del software libre en la Administración, pero la presión del lobby del software privativo se deja sentir profundamente en la clase política, cuyos integrantes desafortunadamente suelen carecer (o aparentan carecer) de la preparación técnica necesaria para entender qué es publicidad engañosa y cuáles son las dificultades y costos reales del uso extensivo de software libre.


El Parlamento Europeo por ejemplo adoptó una resolución que insta a los países miembros a promocionar los proyectos de código abierto o software libre. En España ha habido una única proposición de ley que fue rechazada en el Congreso de los Diputados en septiembre de 2002. Esta misma proposición de ley fue también presentada en el Parlamento de Cataluña y también fue rechazada: en esta propuesta, similar a la que se está llevando a cabo en Costa Rica, se insta al Gobierno y a las empresas participadas por el mismo a utilizar software libre con la única excepción de los casos en donde no existieran soluciones libres, en los que podría utilizarse software privativo. Esta propuesta también reclamaba al Gobierno que realizara tareas de difusión y de cooperación con experiencias relacionadas con el software libre en España y en otros países.


Hay una serie de administraciones públicas que, sin embargo, han mostrado su apoyo al software libre, sea ya migrando total o parcialmente sus servidores y sistemas de escritorio, o bien sea subvencionándolo. Como ejemplos se tiene a Alemania, Argentina, Brasil, Cuba, Chile, China, España, Francia, México, República Dominicana y Venezuela:

  • Alemania pagando por el desarrollo del Kroupware. Además ciudades como Munich, que migró sus sistemas a Debian GNU/Linux. Anteriormente iba a invertir en una distribución de GNU/Linux de sede alemana conocida como SuSE, abortándose esta opción cuando SuSE fue adquirida por la empresa norteamericana Novell.
  • Argentina donde se apoya activamente el desarrollo no sólo de Linux, sino del software libre en general, a través del portal SoftwareLibre.gov.ar la Provincia de Santa Fe cuenta desde el año 2004 con la ley 12.360 que dispone el uso preferente de software libre por la Administración Pública. En la actualidad se encuentra en la Legislatura a estudio una ley que dispone que todo el software producido por la provincia se libere bajo licencia GPL. También se puede destacar en el proyecto Munix, de la ciudad de Rosario.
  • Brasil, su gobierno fue el primer ejecutivo a escala mundial en llevar a cabo un despliegue masivo de software libre en la administración pública, siendo el estado de Rio do Grande do Sul el primero en aprobar una ley a favor del uso del software libre.
  • Cuba donde el gobierno ha establecido una indicación oficial para introducir de manera progresiva el software libre y en particular el Linux y en el que la red de Salud Pública, Infomed, fue pionera en su uso.
  • Chile, donde el Ministerio de Educación y la Universidad de la Frontera (ubicada en Temuco) crearon EduLinux, una distribución que hoy está en más de 1500 escuelas chilenas y funcionando en más de un 90% de las bibliotecas chilenas. Actualmente las Fuerzas Armadas chilenas están planificando la creación de una distribución militar que interconecte a las ramas de la defensa chilena. El gobierno de ese país aprobó el uso del software libre en la administración pública, anulando así un contrato previo con Microsoft para el mantenimiento de las redes y de los equipos en escuelas y bibliotecas chilenas.
  • China, con su acuerdo con Sun Microsystems para distribuir millones de Java Desktop System (una distribución de linux basada en GNOME y especialmente bien integrada con java), si bien China siempre ha sido reticente a subcontratar proyectos tecnológicos a las grandes multinacionales y ha tenido una cierta predisposición a la creación de una industria del software propia. El Gobierno chino también financia desde hace varios años la distribución RedFlag de GNU/Linux y trabaja en un gran número de proyectos gubernamentales con empresas locales y software libre.
  • Ecuador, el gobierno ecuatoriano decidió la migración hacia el software libre en la Administración Pública en abril del 2008.
  • España, distintos gobiernos regionales están desarrollando sus propias distribuciones no sólo para uso administrativo sino también académico. Así está LinEx en Extremadura, GuadaLinex en Andalucía, LliureX en La Comunidad Valenciana, Molinux en Castilla-La Mancha, MAX en La Comunidad de Madrid, Trisquel en la Comunidad de Galicia, Linkat en Cataluña y Melinux en Melilla.
  • Francia, donde la Asamblea Nacional decidió a finales de noviembre de 2006 migrar sus sistemas a una distribución basada en GNU/Linux.
  • Italia, el parlamento italiano ha decidido el año 2007 utilizar SuSE Linux.
  • México el Gobierno del Distrito Federal dentro de sus políticas y lineamientos en materia de Informática da preferencia al uso del Software Libre. La Delegación Tlalpan crea la distribución Gobierno GDF/Linux.
  • República Dominicana, promociona el uso y proliferación del Software libre en el campo educativo y científico. Dispone de dos fundaciones, una en la capital de Santo Domingo y la otra en la ciudad de Santiago.
  • Rusia, en enero del 2008 decidió migrar el sistema informático de todas las escuelas a una alternativa libre hasta el 2009.
  • Venezuela donde el gobierno nacional decretó el uso prioritario del software libre y GNU/Linux en toda la administración pública, incluyendo ministerios y oficinas gubernamentales.

Mención especial merece la situación en España, donde muchas de sus Comunidades Autónomas (gobiernos regionales) han optado por desarrollar sus propias distribuciones de GNU/Linux desde hace varios años, esfuerzo se ha mantenido exitosamente y cuyos frutos económicos son visibles y ampliamente publicitados por los entes gubernamentales que las promueven.


GnuLinEx

Gnulinex.pngEs una distribución de software libre que incluye el núcleo de Linux y está basada en Debian GNU/Linux con el escritorio GNOME. Está impulsada por la Consejería de Economía, Comercio e Innovación de la Comunidad Autónoma de Extremadura. Esta iniciativa fue pionera en España (2002) del uso de Software Libre en las instituciones gubernamentales, enfatizando el esfuerzo en el ámbito de la educación pública, y ha sido secundada e imitada por otros organismos públicos y privados.


MAX

Max.pngMAX o MAdrid_LinuX es un Sistema Operativo basado en Ubuntu creado por la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. Desde 2003, la distribución MAX se instala en todos los ordenadores que la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid instala en los centros educativos de enseñanza no universitaria.


Guadalinex

Guadalinex.pngNace como una distribución de software destinada a dar cumplimiento al Decreto 72/2003, en el que la Junta de Andalucía opta por el Software Libre como instrumento para el impulso de la Sociedad del Conocimiento en Andalucía. El 11 de Marzo de 2003, la Junta de Extremadura y la Junta de Andalucía firman un “Protocolo General de Cooperación en materia de Software Libre y de LinEx en particular”, por el cual inician una andadura paralela en la que se comprometen a colaborar, compartiendo una misma base de software (repositorio) donde LinEx y Guadalinex y un único equipo de control de calidad; de otra manera, LinEx y Guadalinex sólo se diferencian en los programas y contenidos que sean de interés sólo en una de las dos comunidades y en los elementos gráficos distintivos de la identidad de cada una.


Lliurex

Lliurex.jpgDistribución Linux que está basada en Edubuntu desde la versión 7.11, aunque las versiones anteriores estaban basadas en Debian. Utiliza el entorno de escritorio GNOME. Es realizada por la Consejería de Educación de la Generalitat Valenciana desde el 2005, se distribuye en las dos lenguas cooficiales de la Comunidad Valenciana, el valenciano y el castellano.


MoLinux

Molinux.jpgInició en el 2005, es la distribución GNU/Linux oficial de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Está basado en Ubuntu. Los nombres de cada versión son personajes o elementos de la novela "don Quijote de la Mancha", de Miguel de Cervantes. Es un sistema operativo completo para su uso en casa y en el trabajo.


Linkat

Linkat.jpgLinkat es la distribución GNU/Linux del Departamento de Enseñanza de la Generalitat de Catalunya y fue creada en 2006. Es la única distribución regional que no está basada en Debian o sus derivados, pues está basada en openSUSE. Utiliza el escritorio Gnome.

Percepción y futuro

Predecir lo que ocurrirá en el futuro al respecto de cualquier tema siempre es arriesgado y notablemente subjetivo, sin embargo creemos que existen suficientes indicios como para predecir una imparable tendencia al alza en cuanto a la utilización de software libre en el ámbito estatal. Así, en los últimos años cada vez más instancias (locales, regionales, nacionales e incluso plurinacionales como la Unión Europea) han aprobado recomendables o legislación vinculante relativa a la introducción/sustitución de herramientas propietarias por equivalentes libres y el debate en la asamblea legislativa de nuestro país no será ni un evento aislado ni una ocurrencia efímera: en realidad es una línea argumental que está proliferando principalmente en gobiernos que desean impulsar desde la inversión pública el tejido empresarial de su entorno y reducir las dependencias foráneas, que inexorablemente producen una fuga de recursos económicos hacia los países matriz de las empresas multinacionales productoras de software privativo.


Es muy importante destacar que estas iniciativas no están revestidas de ideología política, pues aunque en general sean los gobiernos de corte progresista los que principalmente muestran cierta afinidad, también existen ejemplos de gobiernos conservadores que encuentran en estos proyectos un excelente apoyo para la reestructuración de la inversión pública y, en ambos casos, siempre devenga resultados favorables en la opinión pública que favorecen electoralmente a los institutos políticos impulsores.


A pesar de las iniciativas exitosas anteriormente comentadas, el comportamiento del mercado sigue siendo notablemente suspicaz a la introducción de nuevas tecnologías para el uso de una computadora de escritorio, y este hecho obviamente también afecta a las decisiones que a nivel estatal puedan tomarse.

Ilustramos a continuación este hecho mediante el análisis regular que se realiza en cuanto al uso de sistemas operativos en Desktops y Móviles[50]: Grafica-so.png

En la anterior gráfica podemos ver que hay algún avance en el uso de GNU/Linux, que desde la aparición de Android casi ha duplicado su número de usuarios en los últimos 2 años. Un comportamiento similar, aunque mucho más evidente, es el caso de Apple con iOS (utilizado en iPhone, iPad y iPod), pero ambos siguen aún lejos de desbancar a los sistemas operativos de Microsoft, que sin lugar a dudas son los los más utilizados a pesar de su paulatino (e inexorable) descenso. Lógicamente, al tener que tomar una decisión, surgen dudas razonables en cuanto a la adopción de un paradigma aún no extendido en el gran público, y por tanto es habitual mostrar un comportamiento inercial hacia lo ya conocido.


Sin embargo, dada la existencia de ejemplos de gran magnitud como los comentados y el aumento de información (no publicidad) en cuanto a los beneficios reales que el Software Libre propicia, pensamos que estamos a las puertas de un cambio drástico en cuanto al paradigma preferido en la inversión pública de software, que podría acelerarse enormemente ante cualquier debilidad o mala decisión tomada por los gigantes del software privativo: el sistema operativo Microsoft Windows Vista es considerado ejemplo de lo primero y un aumento del “celo” en la persecución de la ilegalidad por parte de la B.S.A.[51], paradójicamente, podría ser ejemplo de lo segundo.


Tampoco podemos dejar de mencionar que la rigidez de algunas de las grandes empresas de software privativo está restándoles protagonismo a la hora de adaptarse a las novedades, por ejemplo la eclosión del uso de computadoras ultraportables (netbooks), en las que más de un 32% tiene GNU/Linux, o en teléfonos inteligentes y tabletas, donde los sistemas operativos libres Android[52] y Symbian[53] tienen un 64% de cuota.

Smartphone share current.png

Como último dato, en el ámbito de los 500 supercomputadores más rápidos, GNU/Linux es el sistema operativo de más del 90% de los mismos.

Conclusiones

A pesar de que el estudio se plantea de una forma desapasionada, y por ello hemos ahondado sin reparo en las dificultades que un cambio de paradigma tecnológico puede implicar, descubrimos con bastante agrado que cada vez más instancias públicas en el mundo deciden que el Software Libre cubre en general sus necesidades más básicas y además permite orientar la inversión pública para que redunde directa e indirectamente en la sociedad gobernada, en vez de provocar una fuga del capital público hacia el empresariado multinacional.


Así, se han expuesto muchas razones a favor y en contra, pero consideramos que los ejemplos y manifestaciones realizadas por quienes ya dieron el paso hacia el uso del Software Libre esclarecen y certifican lo que antes podían ser consideradas meras especulaciones y es que, en verdad, este cambio ha fomentado significativamente el desarrollo social y económico del país o región donde fue realizado. Por ello, en nuestra opinión, el apostar por esta opción es verdaderamente favorable, y queremos destacar las siguientes consecuencias:

  • Se contribuirá a reducir la brecha digital, en tanto el Estado pondrá a disposición soluciones basadas en tecnologías de información al alcance de más ciudadanos/as, en particular aquellos en riesgo de exclusión social, evitando de esta forma el uso de software ilegal.
  • Se fomentará el desarrollo de la pequeña y mediana empresa, motor de las economías modernas en todo el mundo, reduciendo o eliminando las dependencias tecnológicas externas.
  • Se multiplicará el uso de formatos de intercambio de datos abiertos y estándares, reduciendo el riesgo de perder acceso a la información en el futuro y facilitando la interacción entre los ciudadanos y el Estado mediante el uso de estándares abiertos y gratuitos.

Bibliografía

  1. GNU/GPL, Creative Commons y otras. http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3digo_libre
  2. Ley de Propiedad Intelectual
  3. http://es.wikipedia.org/wiki/Mano_invisible
  4. José María Lancho, http://www.neutralidad.es/?page_id=3
  5. La International Intellectual Property Alliance, IIPA, uno de cuyos miembros es la Business Software Alliance, BSA (en la que participan conocidos fabricantes de software privativo http://www.bsa.org/country/BSA%20and%20Members/Our%20Members.aspx). Es especialmente agresivo el alegato en contra del uso de FOSS en el informe 2010 [http://www.iipa.com/2010_SPEC301_TOC.htm http://www.iipa. com/2010_SPEC301_TOC.htm] sobre Indonesia, no obstante en el 2011, tras las críticas sobre el tema, tales recomendaciones quedan reducidas a “asegurar que las políticas de adquisiciones no impidan la elección libre del tipo de software” en el caso de Indonesia, o “el seguimiento de una estrategia tecnológicamente neutral respecto a las adquisiciones ... permitirá obtener el mejor software disponible en el mercado...” en el informe sobre Brasil. http://www.iipa.com/2011_SPEC301_TOC.htm
  6. Ley de Linus (lección 8 de “La Catedral y el Bazar”, por Eric S. Raymond): “dado un número suficientemente elevado de ojos, todos los errores se convierten en obvios”
  7. http://en.wikipedia.org/wiki/Use_of_Free_and_Open_Source_Software_%28FOSS%29_in_the_U.S._Department_of_Defense
  8. http://www.softwarepublico.gov.br/
  9. http://www.computerworld.com/s/article/9141182/Microsoft_denies_it_built_backdoor_in_Windows_7
  10. Por ejemplo, Microsoft Windows 7 sólo ofrece dicha posibilidad (para 33 idiomas) en sus versiones Ultimate y Enterprise, los cuales cuestan aproximadamente $120 más que la versión Home Premium, http://windows.microsoft.com/en-US/windows/downloads/languages
  11. Por ejemplo, la herramienta de productividad privativa por excelencia, Microsoft Office 2010, tiene traducciones para 62 idiomas, en cambio, su equivalente libre, LibreOffice 3.3, está ya traducido a 103 idiomas. En el caso del idioma del escritorio, Microsoft Windows 7 (dependiendo de la versión) se ofrece para 96 idiomas, mientras que GNOME tiene activos actualmente 123 equipos.
  12. Exceptuando la Unión Europea, en la que Microsoft ofrece varias herramientas de navegación por defecto tras la multa impuesta a Microsoft por abuso de posición predominante de mercado en relación con la preinstalación de otra herramienta, Windows Media Player. Ver citas 25 a 32 de http://en.wikipedia.org/wiki/European_Union_Microsoft_competition_case
  13. ISO/IEC 26300:2006
  14. ISO/IEC 29500:2008
  15. http://en.wikipedia.org/wiki/Office_Open_XML#Standardization_process
  16. http://www.presidencia.gob.sv/novedades/publicaciones/decretos.html?download=27%3Adecreto-no.-534-ley-de-acceso-a-la-informacin-pblica
  17. http://www.kroah.com/log/2007/01/29/#free_drivers
  18. http://gpl-violations.org/
  19. http://www.cafc.uscourts.gov/opinions/08-1001.pdf
  20. http://www.csj.gob.sv/leyes.nsf/ed400a03431a688906256a84005aec75/3dc53636f10d8c2f0625644f006a4dcb?OpenDocument
  21. http://www.gnu.org/philosophy/categories.es.html
  22. A la fecha del 10 de Abril de 2011, los menores precios de Microsoft Windows + Microsoft Office son, respectivamente, $150 y $280, haciendo un total de $430. http://www.microsoft.com/windows/buy/products/offers-family-pack.aspx, http://office.microsoft.com/en-us/buy/. Para una computadora doméstica existen programas antivirus gratuitos, pero en el caso de organizaciones habría que añadir un costo anual de aproximadamente $50.
  23. Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples 2009, capítulo 6: “A nivel nacional, el ingreso promedio mensual de los hogares es de $498.09. En el área urbana es de $597.11 y en el área rural es de $303.88” http://www.digestyc.gob.sv/Publicaciones/EHPM2009_3.pdf. Tras la crisis financiera mundial y el aumento de los combustibles (con el consecuente aumento en el costo de la canasta básica), el poder adquisitivo de la familia salvadoreña ha bajado enormemente desde la publicación de la EHPM 2009 (última disponible).
  24. Sólo Microsoft Windows es vendido en versión OEM (para fabricantes de equipos), habitualmente a un 50% del precio de la versión Retail indicada en la nota 16: Microsoft Windows + Microsoft Office, respectivamente, $75 y $280, haciendo un total de $355
  25. En el caso de ambientes organizacionales no aplican las licencias gratuitas de ciertos software antivirus, debiendo cancelar anualmente $50 por cada computadora aproximadamente (dato en base al costo de licencia del McAfee corporativo en el Ministerio de Salud de El Salvador)
  26. http://www.microsoft.com/windowsserver2008/en/us/pricing.aspx: Windows Server 2008 R2 Standard (5 CAL), $1,029 http://www.microsoft.com/sqlserver/2008/en/us/pricing.aspx: Para los servidores de bajas prestaciones se utilizaría la Standard Edition de SQL Server 2008 R2 Standard Edition (por procesador), $7,171 (sin Software Assurance), para los servidores de altas prestaciones se utilizaría la Enterprise Edition (por procesador), $27,495 (sin Software Assurance).
  27. Aplica el mismo costo de antivirus que para una computadora de escritorio
  28. http://www.oracle.com/us/corporate/pricing/technology-price-list-070617.pdf: de igual forma, según el tipo de servidor se utilizaría la Standard Edition ($17,500 * 0.5 = $8,750 por núcleo), y la Enterprise Edition ($47,500 * 0.5 = $23,750 por núcleo). Los factores de núcleo obtienen de la Oracle Processor Core Factor Table accesible en http://www.oracle.com/us/corporate/contracts/license-service-agreement
  29. De la misma forma se calcula el costo del soporte de actualizaciones y licencias, el cual debe pagarse anualmente. En caso de un período de impago, el monto no desembolsado por este concepto es cobrado íntegramente en el momento en que se desee volver a obtener soporte. Para la Standard Edition $3,850 * 0.5 = $1,925 por núcleo y para la Enterprise Edition $10,450 * 0.5 = $5,225 por núcleo.
  30. Descartando la opción de Oracle, absolutamente inviable no sólo por su costo inicial, sino por el enorme gasto recurrente, el licenciamiento basándonos en las plataformas Microsoft sería de $3,275,230 + $4,980,544 = $8,255,774, es decir un 34.40% de los $24 millones.
  31. El cual pertenece a empresas transnacionales de matriz estadounidense, por lo que la inversión no sería retornable en términos del potenciamiento del desarrollo tecnológico nacional. Actualmente la atención de Microsoft para El Salvador es provista desde Costa Rica.
  32. http://www.ubuntu.com/business/services/server
  33. http://www.elperiodicomediterraneo.com/comunes/educacion/noticias/noticia.asp?pkid=3882
  34. http://www.linex.org/joomlaex/index.php?option=com_content&task=view&id=561&Itemid=72
  35. http://www.elpais.com/articulo/internet/Zaragoza/pasa/Linux/ahorrar/millon/ano/elpeputec/20070222elpepunet_4/Tes
  36. http://lubrio.blogspot.com/2006/06/ministerio-de-educacin-venezolano.html
  37. http://tecnologia.terra.com.br/interna/0,,OI3685118-EI4795,00-Governo+economiza+R+mi+com+sistemas+operacionais.html
  38. http://www2.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=50094&tabla=finanzas
  39. OpenOffice.org ha sido bifurcada (en argot “fork”) con un nuevo nombre, LibreOffice, debido a que las estrategias de Oracle Corporation, actual dueña de Sun, no son coherentes con los principios y propósitos de la Comunidad que principalmente soporta dicha herramienta de ofimática. http://www.libreoffice.org/
  40. http://www.softwarelibre.ca
  41. http://www.slsv.org
  42. http://wiki.osgoes.slsv.org/index.php/Decreto
  43. http://wiki.osgoes.slsv.org/index.php/Ley
  44. http://www.softwarelibre.ca
  45. http://www.softwarelibrecr.org/documentacion/costa_rica/legislacion/proyecto_de_ley_16912
  46. http://www.softwarelibrecr.org/documentacion/costa_rica/legislacion/proyecto_de_ley_15191
  47. http://wvw.nacion.com/ln_ee/2008/junio/19/aldea1583932.html
  48. http://www.softwarelibrecr.org/
  49. Nota periodística sobre el convenio
  50. http://en.wikipedia.org/wiki/Usage_share_of_desktop_operating_systems
  51. Business Software Alliance: http://www.bsa.org
  52. http://www.android.com/
  53. http://symbian.nokia.com/. Muy recientemente (Abril de 2011) Nokia decidió cambiar los términos de licenciamiento y dejó de ser considerado libre/abierto http://symbian.nokia.com/blog/2011/04/04/not-open-source-just-open-for-business/. Poco después se anunció el acuerdo entre Microsoft y Nokia... ¿una casualidad? [http://www.microsoft.com/presspass/press/2011/apr11/04-21msftnokia.mspx http://www.microsoft.com/presspass/press/2011/ apr11/04-21msftnokia.mspx]

Adicionalmente recomendamos visitar los siguientes sitios relativos a los licenciamientos libres: